Portada » Los Reyes Magos, Papá Noel y el marketing
Los Reyes Magos, Papá Noel y el marketing

Los Reyes Magos, Papá Noel y el marketing

En un lugar apartado del Polo Norte se viven estos días con un estrés máximo. Centenares de duendes leen cartas y fabrican juguetes a toda velocidad. Mientras, unos esbeltos renos entrenan al mando de Rudolph, reno también y al que identificaréis por su nariz roja, potente y brillante. Al mismo tiempo, Papá Noel prepara comprueba que nada falle en su mágico trineo volador en el que trasladará millones de regalos a millones de niños de todo el mundo en la noche del 24 de diciembre.

Por su parte, en el hogar de Melchor, Gaspar y Baltasar hace tiempo que llegan cartas a mansalva, aunque es verdad que las nuevas tecnologías han reducido mucho el correo físico y cada vez se reciben más por vías digitales. Sus ayudantes, los pajes, les echan un cable para leerlas todas, no se vaya a quedar algún niño sin regalo. Aún queda un poco más para que los Reyes Magos entren en acción, pero siempre que hay magia de por medio el tiempo vuela, y la noche del 5 de enero ya está aquí.

Dicen las malas lenguas que los Reyes Magos andan con la mosca detrás de la oreja desde hace unos años. Tradicionalmente, España era su área de influencia y los niños del país les pedían a ellos sus regalos más deseados. Papá Noel, a quien por otros lares también se le conoce como Santa Claus o San Nicolás, gozaba de mayor ascendencia sobre todo en los países anglosajones. Sin embargo, la influencia de Estados Unidos en el modelo de consumo, la fuerza de las series y películas que todos vemos y, cómo no, el marketing, han hecho que Papá Noel haya robado cierto protagonismo a los generosos Magos de Oriente. Pese a ello, en global, los Reyes siguen siendo los favoritos en España.

 

«Un 54% de las familias españolas celebra en mayor medida la llegada de Sus Majestades de Oriente que la de Papá Noel»

 

Así lo indicada, al menos, un informe realizado por la cadena de supermercados ALDI las pasadas Navidades. Según el mismo, un 54% de las familias españolas celebra en mayor medida la llegada de Sus Majestades de Oriente que la de Papá Noel. Por su parte, un 15% de los encuestados reconoce su preferencia por recibir regalos de este último. Y, como siempre hay para todos los gustos, un 31% de las familias confiesa que celebra a los Reyes y a Papá Noel por igual. Para que ninguno se sienta molesto.

La mayoría de las comunidades autónomas siguen prefiriendo a los Magos. Así ocurre con Madrid, con un 57% de preferencia, Cataluña, con un 48% y la más fervorosa con Melchor, Gaspar y Baltasar, Andalucía, con un 65%. Sin embargo, en otras como en País Vasco y Galicia los regalos de la noche del 24 de diciembre son preferidos a la del 5 de enero, aunque hay que tener en cuenta que en la primera de ellas quien suele traer los regalos en Nochebuena es un carbonero vasco a quien todos conocen como Olentzero.

Decíamos anteriormente que el marketing ha tenido mucho que ver con la creciente pujanza de Papá Noel respecto a los Reyes Magos. ¿Y esto cómo se produce? Muy fácil. Cada uno de estos personajes mágicos llevan implícitos unos valores que consiguen llamar la atención de una u otra manera de los potenciales receptores de regalos. Veamos la diferencia entre uno y otros.

Marketing de Papá Noel

Papá Noël y el marketing

Vamos a ver. ¿Cómo puede conseguir un tipo gordinflón, ya entrado en años y con una risa que puede sonar un tanto falsa convertirse en un personaje identificable por todos y que incita con tanto éxito al consumo? Es más: ¿cómo puede conseguirlo si él y su tropa de extraños duendecillos y renos con bombilla en lugar de nariz solo trabajan un día al año? Y otra cosa: ¿Cómo logra mantenerse como un icono inalterable de la felicidad asociado al consumo durante más de un siglo? Pues sí, en efecto, el marketing tiene mucho que ver. Y es que las estrategias asociadas a esta figura consiguen generar una identidad y una fidelidad de la que bien podrían aprender muchas marcas. Vamos a ver algunas de ellas:

  • Sencillez. A veces el marketing y la publicidad tratan de rizar el rizo. Modelos de físico imposible, anuncios futuristas y a menudo incomprensibles, sueños inalcanzables. Y Papá Noel no es más que un señor de cierta edad, de barba blanca y gordinflón. El tipo tiene unas mascotas y unos amigos un poco raros, es verdad, pero da la sensación de que sería muy agradable tomarse un café con él y hablar simplemente de la vida. Y, sobre todo, no es pesado, aparece en Navidad y luego vuelve a su Polo Norte a disfrutar de su chimenea sin molestar a nadie. El futuro del marketing, lo hemos dicho muchas veces por aquí, también pasa por la sencillez.
  • Su mensaje es para todos. Lo que transmite Papá Noel no es exclusivo para niños. Sus ideas de familia, bondad y generosidad son compartidas por todas las generaciones, por todas las edades, por todas las religiones. Quizá haya quien le tilde de un poco consumista, tan cargado de regalos como va. Pero recibir regalos es algo que gusta a todos el mundo.

 

«No puede haber mejor experiencia de cliente que la que ofrece Papá Noel»

 

  • Hace protagonista al consumidor. No puede haber mejor experiencia de cliente que la que ofrece Papá Noel. Nada de elegir entre un catálogo de productos especializados y bombardearte de mails y publicidad en las redes sociales. ¿Quieres algo? Pues pídelo y, si es posible, te lo traerá.
  • Se adapta a los tiempos. Las apariciones de Papá Noel en publicidad demuestran que sabe en qué año vive. Sería difícil encontrarnos hoy con el señor Noel anunciando una marca de tabaco como hacía en los años 50. Como la sociedad, es consciente de que fumar es malo y que su imagen se vería perjudicada si saliese expulsando humo en pleno 2021. Sin embargo, hace un par de años todos pudimos ver cómo disfrutaba del juego de moda, Fortnite. Siempre está conectado con la actualidad.
  • Es una imagen reconocible en la mayor parte de los países del mundo. En esto gana a los Reyes Magos. Ha aparecido en centenares de películas de Hollywood. Puedes encontrártelo paseando en un supermercado de Arkansas o en una autopista de Tokio. Papá Noel es una marca global. Y eso, no podemos, negarlo, es un gran punto a su favor.

Marketing de los Reyes Magos

navidad-reyes-magos

Vale, y qué han hecho los Reyes Magos para verse poco a poco engullidos por el poder mediático de Papá Noel. Pues en realidad no han hecho nada mal, simplemente es un efecto de la globalización y de que, como decíamos, Papá Noel es más internacional. Pese a ello, como veremos a continuación, la supervivencia y el poder que aún mantienen los Magos de Oriente tiene mucho que ver con ciertos mensajes de marketing asociados a ellos y que, por mucho que los tiempos cambien, los mantienen como figuras con muy buena imagen de marca.

  • Storyteller. El poder de los Magos está, sobre todo, en su historia. Papá Noel tiene un relato mucho más vago, pero el hecho de que Melchor, Gaspar y Baltasar decidieran seguir una estrella y hacer un largo camino para hacer unos regalos a un recién nacido, dice mucho de su humanidad. Si el contenido es el rey, la historia que llevan detrás los reyes los hace cálidos, dulces, esforzados, generosos y un poquito misteriosos, lo que siempre se agradece.

 

«La posibilidad de poder elegir nos hace sentirnos un poco más especiales. Es normal querer un poquito más a alguno de los Reyes Magos»

 

  • El poder del tres. Eso de dar dónde elegir es muy inteligente, una estrategia excelente. Si queremos unas zapatillas, esperamos que nos ofrezcan varios modelos de diferentes colores. Pues igual si se trata de quien se dedica a algo tan importante como intentar hacernos felices. De niños, y no tan niños, todos hemos charlado alguna vez sobre cuál es nuestro rey favorito. Y damos por hecho que es ese el que nos trae el regalo a nosotros. «A mí me trae los regalos Gaspar». La posibilidad de poder elegir nos hace sentirnos un poco más especiales. Es normal querer un poquito más a alguno de los Reyes Magos.
  • Tiene un nutrido grupo de colaboradores que despierta las expectativas desde un mes antes. El coronavirus ha cambiado un poco las cosas, pero, hasta hace muy poco lo habitual era acudir a las puertas de centros comerciales o algún edificio de los ayuntamientos y echar la carta a los Reyes Magos en el buzón que ponía el paje real para el caso. Ese día, junto al que se ponía el árbol de Navidad, se daban por comenzadas las fiestas más familiares del año.

CONCLUSIONES

Es cierto que Papá Noel va comiendo terreno a los Reyes Magos, pero no lo es menos que estos resisten las acometidas de la globalización con una buena salud inquebrantable. Los valores que transmiten uno y otros son atemporales, positivos y llevan implícitos una carga de felicidad considerable. Son el mejor ejemplo de que la convivencia es posible, también en el marketing. Generar valores asociados a la prosperidad, a la cordialidad y a la generosidad garantiza la longevidad de las marcas. Los Reyes Magos y Papá Noel son el mejor ejemplo. ¡Felices fiestas a todos!

Please follow and like us:
Los Reyes Magos, Papá Noel y el marketing, Desafíos del marketing
Pin Share
Puntuación
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Un nuevo post cada semana
¡Suscríbete ahora!
Entérate antes que nadie de nuestros nuevos artículos
sobre marketing digital y tradicional
¡Me apunto!
Puedes darte de baja cuando quieras
close-link
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x